Teoría Básica

En el primer nivel hay un Maestro, debajo de éste se encuentran los profesores, debajo de estos los alumnos, debajo de estos las personas en general, en el segundo nivel hay 4 Maestros para todos, sin intermediarios, los profesores tan sólo van unos pasos por delante y nos guían en nuestro camino, pero Maestros sólo hay 4 que son el sol, la tierra, el aire, el agua.

En el primer nivel, llegar a dominar la técnica se necesitaba un profesor o Maestro y una práctica constante. Llegar a dominar este segundo nivel depende enteramente de nosotros mismos de nuestra práctica y de ser buena persona (ayudando siempre por encima de uno mismo).

En el primer nivel fundimos nuestra energía con la energía de la naturaleza, el elemento que rige es el agua. En el segundo nivel fundimos nuestra energía con la del universo, el elemento que rige es el aire.

En el primer nivel tenemos que practicar todos los días para ir recargándonos y así mejorar nuestra salud, cuando uno se siente mal practica Qi Gong mejora y con el tiempo debido al deterioro de nuestro organismo vuelve a recaer, así necesita de una práctica constante para mantenerse siempre bien. En cambio en el segundo nivel se requiere de una práctica constante al principio, hasta que logramos fundir nuestra energía con la del universo, después no hace falta practicar para sentirse siempre bien. En el segundo nivel no existe la enfermedad ni física ni psicológica ni emocional, en este segundo nivel nunca se nota el cansancio.

En el primer nivel lo más importante es la relajación del cuerpo y la respiración. En el segundo nivel lo más importante es la canalización de energía. La relajación lllega por sí sola, la respiración queda en un segundo plano no se le presta atención, y el movimiento no tiene importancia alguna,

En el primer nivel hay una barrera que nos impide ir más allá que es el Karma. En el segundo nivel, se puede limpiar el Karma, las culpas o facturas del pasado, por lo que podemos seguir avanzando.

En el primer nivel hay más cosas a tener en cuenta y dentro de la flexibilidad debemos esforzarnos por intentar llegar, hay muchos movimientos, en el segundo nivel todo es mucho más sencillo, hay menos movimientos, cada vez trabajamos menos y se vuelve todo mucho más interno manejando el chi de una forma más sutil y potente sin apenas esfuerzo.
Las respiraciones y los tiempos cambian del primer nivel al segundo nivel.

En el primer nivel trabajamos lo mundano, lo cotidiano para conectarlo con la naturaleza y sus ciclos, en el segundo nivel trabajamos un estado de conciencia diferente, en conexión con el universo,.

Metafóricamente en el primer nivel somos un pez dentro de una pecera que conecta con su entorno y se funde con él, en el segundo nivel ese pez puede mirar la pecera desde fuera y conecta con ese entorno exterior que desde la posición del primer nivel no es imposible alcanzar.

Una de las grandes diferencias es que en el wubaomen Qi Gong canalizábamos la energía por nuestros meridianos y lo hacíamos con los ojos cerrados, en este nuevo método de Qi Gong nosotros formamos parte de esa energía porque nos fundimos con ella y lo hacemos con los ojos abiertos, aunque nuestro cuerpo esté aquí, es nuestra mente la que se evade aprendemos a mirar con la mente no con los ojos esto hace que podamos fundirnos con la energía del universo, lo más importante es mantener la mente vacía y mirar y canalizar con la mente.

En este segundo nivel vamos a fundir nuestra energía con la energía del universo.

Esta energía del universo podemos encontrarla en el aire, forma parte del aire que respiramos. Para lograr captar ese chi del universo tenemos que aprender a sentir el peso del aire, este es muy sutil,

En este nivel la canalización de energía se realiza de ariiba hacia abajo y de abajo hacia arriba en todos los movimientos. Es decir, la parte de abajo podría ser ese cielo que vemos fuera de la tierra como si la viéramos desde una nave espacial, hacia ese universo negro profundo lleno de estrellas-

Cuando canalizamos de arriba hacia abajo y de abajo hacia arriba no poner limitaciones a esa energía que sube y baja, formamos parte de esa misma energía, somos un canal por dónde circula esa energía pero la energía que sube y baja no tiene limitación sino que nosotros formamos parte de ese flujo y éste rebasa nuestro cuerpo hasta dónde alcancemos para beneficiar a todos los que podamos.

Cuando tenemos enfermedades, dolencias y nudos dentro de nuestro organismo, el paso de la energía por el mismo se ralentiza porque esa energía está deshaciendo esos bloqueos y podemos sentir dolores, mareos, naúseas, vértigos etc…, todo ello normal, en el momento en el que nuestro organismo está limpio todo fluye con normalidad y en cuestión de segundos de una manera natural.

Debemos hacer dos tipos de prácticas diferenciadas y complementarias. Una es el Qi Gong sentados para la absorción de la energía del universo y la otra es realizando los movimientos correspondientes a este nivel para mover esa energía por todo nuestro cuerpo y que se vaya limpiando de todas las toxinas que nos impiden fundirnos completamente con esa energía (ya sean físicas, psicológicas o emocionales).

Anuncios